Música para el fin de semana. Cap. 29

En agosto de 1976 hubo un concierto mítico de los Rolling Stones en Barcelona y aunque esto es un acontecimiento suficientemente importante como para dedicarle un capítulo de la música para el fin de semana, no es de lo que quiero hablar.

En el curso que acababa de finalizar, a mi me habían expulsado del colegio religioso en el que mis padres me obligaron a estudiar hasta que el sátrapa dictador se murió por fin y yo, junto a otros compañeros, brindamos con Champán en el patio del colegio a la salud del extinto. Ni te cuento la liberación que sentí entonces y el orgullo con el que desde entonces cuento la hazaña que supuso mi expulsión.

Al poco tiempo de finalizar el curso hubo un concurso en alguna radio de las que había entonces y un chaval de los que sin pena ni gloria estudiaban en el colegio fue uno de los agraciados con una entrada al concierto de los Rolling Stones, con todos los gastos pagados, incluido el viaje.

El bueno de Vicente era un chaval modoso y obediente que sacaba buenas notas y no se atrevía a replicar nada de lo que le dijeran los curas, pero a la vuelta del concierto y antes de contarnos nada sobre cómo le había ido, nos saludó al grito de «Yo soy Mick Jagger». Y claro. Al verle vestido con un pantalón vaquero ajustado (jamás le habíamos visto con vaqueros) y una camiseta de los Rolling, nos dimos cuenta de que Vicente había sufrido un transformación. Una muy interesante tranformación.

Vicente no volvió a ser el mismo. Se dejó el pelo largo, vestía con camisetas de grupos de Rock y nos pedía discos de la música que aún hoy nos apasiona. Alucinante. Y por descontado, ahora ya sí que replicaba a cualquiera que intentara tocarle la pelotas. ¿Quién puede decir que el Rock no es capaz de transformar al más pintado?

Por si a ti también podría llegar a transformarte, te dejo con algo de la maravillosa música que Vicente pudo escuchar en Barcelona en el concierto de los Rolling Stones y quién sabe. Igual menos a Vicente vibrando por las gradas y comenzando su transformación.

Author: fbueno.net

Sarcástico, irónico y cáustico. Agnóstico, irreverente, apolítico, apátrida y ciertamente asocial. Defensor del abstencionismo reflexivo y amante del Rock.