Los otros que te rastrean y no son Google, Facebook, Amazon, Apple o Microsoft

¿Como? ¿Que creías que solo esos te rastreaban? De algo de ingenuo sí que pecas ¿no te parece? Algo que es importantísimo a la hora de instalar una app en tu móvil, es que te fijes muy en detalle en los permisos que necesita. Si te encuentras con una app que, pongamos por ejemplo, va mostrar la cámara de forma ampliada, vamos, lo que viene a ser una lupa, y eso es todo lo que hace, ¿para qué podría necesitar acceso a tus contactos, a tu ubicación, acceso completo a wifi y SMS? Está claro que su única finalidad es la de recopilar información tuya y venderla al mejor postor, que acabará mostrándote publicidad.

Por eso, vigila los permisos que solicita una app y si ves algo raro, injustificado o no documentado de forma correcta por el desarrollador, no la instales y busca otra. Y, por su puesto, no te fíes de que tenga muchas descargas, porque eso no es garantía de nada. Hace unos días se detectó en Google Play una serie de app que utilizaban las API de Firebase, un producto de Google que se encarga de recopilar información «anónima» para «mejorar la experiencia del usuario a la hora de navegar por Internet», pero que revendían esta información a terceros, pero sin el anonimato.

Un caso curioso es el de la app Mi DGT. Lo que hace es permitirte llevar el Permiso de circulación en el móvil, dentro de esta app, y que tenga validez legal. Además de esto, te permite consultar los puntos que tienes en tu carné, datos de tus vehículos, solicitar citas y otras gestiones. Pero lo curioso es que cuando instalas la app Mi DGT, te pide el permiso de ubicación. Según el Gobierno, lo necesita para mostrarte las oficinas de la DGT que tienes cerca. Y yo voy y me lo creo.

Conociendo el afán recaudatorio de la DGT, que esconde Guardias Civiles detrás de un cubo de basura y con un radar para dar caza a quienes sobrepasen el límite de velocidad, eso sí, siempre para salvaguardar la seguridad de los conductores, según dicen; yo voy y me creo que el permiso para conocer tu ubicación, que conlleva el acceso a otros sensores como el acelerómetro , el giroscopio o el magnetómetro, es para indicarte dónde está la oficina de la DGT más cercana. A ver, que no nos chupamos el dedo. Si yo soy de una localidad, ya sé dónde está la oficina de la DGT más cercana y si soy de otra localidad y estoy de viaje, o no necesito ir a ninguna oficina de la DGT o si lo necesito, me basta con hacer una sencilla búsqueda en cualquier buscador para averiguarlo.

En cambio, ahora te voy a poner en una situación. Un día sales de casa con las maletas en el maletero de tu coche para tu viaje de fin de semana y vas circulando alegremente por una carretera hacia tu destino. Sin complicaciones llegas al final del viaje, disfrutas de tus días de vacaciones y te vuelves para casa sin incidentes. Un semana más tarde, recibes en casa una carta certificada de la DGT con una sanción de 100 euros por sobrepasar en 6 Km el límite de velocidad en el Km 82 de la N635, que tenía un límite de velocidad de 90 Km/h.

No te ha parado ningún agente y no había radar, pero ¿cómo sabía la DGT que tú estabas ahí en ese momento y circulabas a esa velocidad? ¿No lo averiguas? Pues te lo explico: Se lo ha comunicado tu móvil, al que tú, consciente o inconscientemente, le has autorizado tácitamente para que se lo comunique. Recuerda que cuando te instalaste esa app llamada Mi DGT para llevar el carné de conducir en el móvil, lo que te hace sentirte más geek que los analógicos de tus vecinos, le permitiste mirar dónde estabas y otros datos de los sensores de tu móvil

¿Realidad o ficción? Tú decides.

Author: fbueno.net

Sarcástico, irónico y cáustico. Agnóstico, irreverente, apolítico, apátrida y ciertamente asocial. Defensor del abstencionismo reflexivo y amante del Rock.