Apple está a punto de inventar la rueda (otra vez más)

¿No te has dado cuenta de que últimamente Apple no inventa nada nuevo? No me refiero a los sucesivos inventos que lanza con cierta frecuencia y que aunque ellos y sus correligionarios crean lo contrario, no son productos nada novedosos. Me refiero a que una empresa que dice ser innovación en estado puro, no ha lanzado nada al mercado que impresione a los técnicos por su originalidad y por ser novedoso.

Me explico. Cuando lanzó al mercado el Macintosh, sí, fue muy chulo, pero de no ser porque el ratón ya lo había inventado Xerox años atrás y la interfaz gráfica era un burdo plagio de una que ya Xerox había desarrollado antes, casi habríamos pensado que Apple había inventado el ordenador.

Luego fueron inventando novedosos productos como las placas base de sus ordenadores, con procesadores Intel, buses PCI, memorias DDR, sus tarjetas gráficas nVIDIA y discos duros SATA (¿no te has percatado de que acabo de describirte un PC cualquiera?) y alimentados por un sistema operativo propio denominado Mac OS (lo de propio es un eufemismo como otro cualquiera, porque Mac OS es un derivado maquillado de BSD, que es un Linux un tanto especialito).

Uno de sus mayores inventos ha sido el iPhone. Con él se convirtieron en ser los primeros que lanzaban al mercado un smartphone, aunque el pequeño detalle de que HTC hubiera lanzado su Magic dos años antes y con Android en su interior, podríamos pasarlo por alto (o no tanto).

Poco a poco se han ido superando. Hace unos días lanzaron unas novedosas etiquetas bluetooth de las que ya te he hablado aquí y que venían a completar el abultado catálogo de productos similares que ya estaban en el mercado desde hace años, pero ojo: Apple las lanzó antes, aunque fuera años después y con fundas de Hermès que valen 10 veces más que la etiqueta y eso sí es una novedosa genialidad (como vender un soporte de ordenador que cuesta más que el ordenador).

¿Y qué será lo próximo? Pues un smartphone plegable, que acaban de inventar ellos solitos, que no se le ha ocurrido antes a nadie (bueno. A Samsung, a LG, a Xiaomi y a algún otro sí) y que lanzarán a la venta en el segundo semestre de este año y que no me cabe duda de que sus feligreses comprarán a mansalva.

Lo que sí hay que reconocer a Apple, es que sean capaces de hacer creer a sus clientes que les están vendiendo el no va más, de que son exclusivos por usar sus productos y que pertenecen a un grupo selecto de «elegidos» y bendecidos por la todo poderosa sombra del Santo Jobs (que está en su trono, sentado a la derecha del no tan novedoso dios).

Author: fbueno.net

Sarcástico, irónico y cáustico. Agnóstico, irreverente, apolítico, apátrida y ciertamente asocial. Defensor del abstencionismo reflexivo y amante del Rock.