Los puñeteros políticos que por prohibir, prohíben la FM en los móviles desde el 1 de enero del 2021

Muchos sabemos y tenemos claro, que donde un político mete su zarpa, todo se llena de mierda. Es algo consustancial a la condición del político y aún sabiéndolo, cada cuatro años les damos el voto para que sigan otros cuatro años más haciendo de las suyas.

En esta ocasión, una de las últimas ocurrencias de las que nos hemos enterado es que en Italia ha entrado en vigor el día 1 de enero una ley, la que denominan 205/2017, que prohíbe, no solo la fabricación en Italia, sino la venta, de móviles que contengan el chip necesario para la recepción de radio FM. ¿Cómo te quedas? Pues «pasmao», imagino. Igual que yo.

Y ojo, no te pienses que como es una ley que afecta solo a Italia, se quedará en su casa y aquí no pasa nada. Pues no. Como es de esperar, los fabricantes no van a lanzar una versión para Italia y otra para el resto de países. Eso encarecería la producción, además de ser absurdo. La actitud del fabricante será la de eliminar la radio FM para todos y allá que os den. Lógico ¿no? Pues caro.

Yo soy un asiduo escuchante de la radio FM. En concreto de RockFM y alguna que otra emisora de noticias. Por otro lado, mis dos últimos móviles no han tenido el chip para sintonizar radio FM, por lo que he suplido la carencia con una buena app de sintonización de radio online que en mi caso es TuneIn Radio. Con esto te quiero decir, que en lo personal, me afecta poco la ocurrencia de los políticos italianos, pero a un nivel más global, está claro que esta absurda ley nos afectará a todos, tarde o temprano.

El problema que se les plantea a los vendedores de móviles italianos es que desde el día 1 de enero, tienen un stock en sus almacenes de montones de terminales a los que tienen que dar salida… ¿de forma ilegal? Es de esperar que los fabricantes envíen un parche que inhabilite el chip FM de los terminales vendidos a partir del días 1 de enero, pero ¿cómo sabe el fabricante si un terminal se ha vendido antes o después del 1 de enero para enviarle el parche? Y además. Lo que la ley dice es que no está permitida la venta de terminales con chip para recepción de radio FM, no que éstos puedan tener el chip y no disponer el software necesario para utilizarlo. Vamos, que los políticos italianos han hecho, lo que comúnmente se denomina, «un pan con unas ostias».

Su argumento es que hay que utilizar en los móviles, en vez de un chip para recepción de la radio FM, un chip que cumpla con el estándar DAB+, que básicamente es un entorno de transmisión de radio digital. El problema es que este estándar implica la utilización de una antena exterior de mayor tamaño que la de la radio FM y que a diferencia de ésta, no vale con utilizar como antena el propio cable de los auriculares, que por otro lado, están en vías de extinción en favor de los auriculares bluetooth y todo ello gracias a la estandarización del puerto USB C y la desaparición del mini-jack de 3.5mm.

Hasta el momento, solo se conoce un único terminal que haya incorporado el estándar DAB+, el LG Stylus 2, que pasó sin pena ni gloria por el mercado de los móviles y eso deja claro que DAB+ no es un estándar que cree interés en el mundo del smartphone. Una antena exterior y un chip que obliga a mayor espesor del terminal, está abocado a una muerte anunciada antes de nacer.

Pero la cuestión radica en la ineptitud de los políticos y esta vez no es la de los políticos de España, que acabarán imitando a los italianos, no me cabe duda. ¿De verdad que la única forma de dar el paso lógico de la emisión de radio analógica a la digital es mediante prohibiciones? ¿No sería más lógico que fuera el mercado quien se regulara a sí mismo y fuera abandonando las emisiones analógicas en favor de las digitales y si esto implica que la radio FM desaparece de los móviles, pues lo sentimos, pero que bienvenido sea si es en favor de una tecnología más moderna y avanzada. Pero no, los políticos prohíben y claro, toda prohibición conlleva una sanción y eso sí que les gusta a los políticos: Recaudar y ponerse medallas, claro.

Author: fbueno.net

Sarcástico, irónico y cáustico. Agnóstico, irreverente, apolítico, apátrida y ciertamente asocial. Defensor del abstencionismo reflexivo y amante del Rock.