Ahora ya sí que tu vida entera es de Facebook

Desde hace unos días, Facebook ha comenzado a solicitar exigir a los usuarios de Whatsapp que acepten que todo aquello que escriban en la app, sea compartido con Facebook. Y cuando digo exigir, lo digo porque si no aceptas, Facebook te cancelará tu cuenta de Whatsapp. Primero dijeron que en febrero, pero luego, la avalancha de críticas y los casi 25 millones de usuarios que se han dado de baja de Whatsapp en todo el mundo, les ha hecho recular y aplazan la cancelación para mayo. ¿A que mola Facebook?

Comenzaron por realizar la consulta en la India, que es el país con más cantidad de usuarios de Whatsapp, y poco a poco lo van extendiendo a todo el mundo. Es muy probable que ya hayas aceptado las nuevas condiciones sin leer la nueva política de privacidad, que es lo más habitual. Tal vez no te importe o simplemente no sepas de qué va la historia, y eso también es lo habitual, ya te lo digo yo.

Ya desde hace un par de años, Facebook informó que pasaban a compartir el contenido de Instagram con Facebook, pero creo que este caso es muy distinto. Quien publica fotos en Instagram, sabe que lo hace libremente y salvo que publique fotos de otras personas y éstas estén en desacuerdo, no hay posible perjuicio para nadie más. Pero si ahora se comparte con Facebook todo tu contenido, estarás compartiendo con Facebook conversiones íntimas, conversaciones privadas, conversaciones con menores de edad, conversaciones confidenciales de empresa (es un grave error usar Whatsapp para temas de trabajo. Para eso hay otro tipo de herramientas), conversaciones confidenciales de partidos políticos y quién sabe qué más (o sí se sabe: absolutamente todo). Y todo eso, sin que tu interlocutor te dé una autorización expresa para que lo compartas y sin que tú le des esa misma autorización a tu interlocutor. De esto se desprende que la privacidad de las conversaciones ha muerto si se sigue usando Whatsapp. Y lo que es peor: Al grueso de la población le importa un pimiento.

Puede que a muchos les dé igual y que crean que no pasa nada, que total, no tienen nada importante en Whatsapp, pero es un rotundo error. Nadie tiene derecho a husmear en tus conversaciones privadas y menos si lo hace una multinacional con ánimo de lucro. Y si las condiciones para usar una app de mensajería instantánea es que la empresa que la desarrolla se otorgue el derecho a adueñarse de todas tus conversaciones, no sé a qué estás esperando para abandonar esa app y pasar a usar otra app alternativa, que las hay y muchas, y mucho mejores que Whatsapp.

No sé si el tema te preocupa o no, pero puede que un día veas una conversación tuya con «tu cari», publicada en cualquier sitio, en la que le dices lo mucho que has disfrutado con el polvo que habéis echado y además estará documentada con la foto que os hicisteis para inmortalizar el momento. Y lo más divertido es que esa conversación y esa foto, también la verá la pareja de «tu cari» o tu pareja, que todo puede ser. ¿Y sabes? Cuando le digas al juez qué ha pasado (porque te habrás indignado mucho y habrás puesto una demanda contra Facebook), el abogado de Facebook le enseñará al juez tu expresa autorización para que Facebook almacene todas tus conversaciones y haga con ellas lo que le venga en gana y además de no conseguir nada, pagarás las costas de juicio.

Y eso de que todo el mundo tiene Whatsapp y no vas a ser tú el único o la única que no lo tenga, no es una escusa válida. Si yo pongo en una balanza el usar una app que me espía y mi privacidad, no tengo duda hacia qué lado se inclina. Y si el que te espíen es algo que carece de importancia para ti, allá tú, porque el resultado de esa fuga de información privada, íntima y personal, se volverá contra ti tarde o temprano y pagarás las consecuencias. Pero ese es tu problema y, desde luego, no será el mío porque hace años que yo dejé de usar Whatsapp. ¿Y sabes? Ni se ha hundido el mundo por ello ni he dejado de comunicarme con quien me interesa.

El problema de todo esto, es que puede que después de leer esto, aún sigas pensando en que te estoy contando sandeces. Y lo entiendo, porque si la gente aún sigue fumando a pesar de conocer los perjuicios que supone para ellos y para quienes les rodean, cómo les vas a decir que no usen Whatsapp porque te anulan tu derecho a la privacidad y pretender que te entiendan.

Author: fbueno.net

Sarcástico, irónico y cáustico. Agnóstico, irreverente, apolítico, apátrida y ciertamente asocial. Defensor del abstencionismo reflexivo y amante del Rock.