Captura de información. Creando una red de fuentes de información

Tanto si vas a documentarte para la elaboración de un proyecto nuevo, como si necesitas estar al día de las novedades que se producen en tu ámbitos profesional o hasta en tus aficiones, necesitarás recurrir a unas fuentes de información fiables que te mantengan al día y a partir de las cuales podrás ir creando tu base de conocimiento. Evidentemente no se trata de almacenar web interesantes, que para eso ya están los marcadores y donde te puedes permitir un cierto «amontonamiento», sino que se trata de ir a los orígenes de la información y de los que extraerás los conceptos con los que alimentarás tu base de conocimiento que estará perfectamente catalogada y etiquetada.

Si se trata de web dinámicas, donde se publica información con cierta periodicidad, lo que tendrás que conseguir es que de alguna forma esa información te llegue sin que tú tengas que ir a buscarla. Pero lo importante es que te llegue de forma organizada y con la temporización adecuada. No es muy adecuado que te llegue al correo en forma de boletín, ya que esto te obligará a realizar tareas de clasificación manuales y aunque los correos de hoy en día disponen de motores de búsqueda muy sofisticados, el correo no es el lugar para almacenar la información, sino un medio de comunicación.

El mejor canal para crear tu red de fuentes de información es lo que en su día fue el paradigma de la web 2.0: Los canales RSS o sindicación de contenidos. A pesar de que las nuevas generaciones consideran a las RSS como algo del pasado, es cierto que no se han desarrollado herramientas nuevas que las sustituyan y mucho menos que las mejoren.

Hay muchos lectores de RSS, tanto online como offline. A mi personalmente me gustan los lectores online, ya que prefiero trabajar siempre en la nube al permitirme trabajar desde cualquier dispositivo y sin depender de una información guardada en local y solo accesible en local. Como muchos, comencé usando Google Reader, pero no les debía ser rentable económicamente a los señores de Google y lo cerraron. Por suerte, solo cerraron la aplicación y dejaron todos los feed de cada usuario almacenados, por lo que al pasar a Feedly pude recuperarlos y seguir usando este entorno. El problema es que Feedly comenzó a llenarse de publicidad y decidí migrar a Inoreader, que aunque tiene publicidad, es menos invasiva que la de Feedly y con un buen bloqueador de publicidad, desaparece totalmente.

Es funcionamiento de Inoreader es muy sencillo. Basta con que pinches en el signo «+» que verás donde pone «SUSCRIPCIONES» y ahí puedes poner la url de la web de la que deseas suscribirte a su feed. Si tiene varios feed, te aparecerán en la siguiente pantalla, seleccionas el que deseas y lo añades a una categoría, que puedes crear en caso de que no la tuvieras de antemano.

Es muy importante de cara a la operatividad dentro de este entorno, que configures muy detenidamente todas las opciones, que son muchas y más si usas la app móvil. Podrás personalizar hasta el más mínimo detalle de forma que veas las noticias como tú quieres. Esto es algo en lo que siempre insisto: Ningún entorno debes dejarlo configurado por defecto, sino como tú quieres, porque eso mejorará tu productividad dentro de la app.

Una vez que vayas teniendo diferentes fuentes de información configuradas y que en su conjunto formarán parte de tu red de adquisición de información, ahora viene la parte en la que debes desarrollar tu estrategia de creación de tu base de conocimiento.

Lo más básico es leer los titulares de cada noticia o contenido publicado en los feed que te aparecerán como novedades. Si el titular te da pié para leer el contenido completo del artículo, ya estarás entrando en materia. Ahora pueden suceder varias cosas.

  • La simple lectura es más que suficiente para ti. Perfecto. Lees el artículo, te das por informado y pasas a otro artículo.
  • Estás leyendo desde un dispositivo móvil y puede que no sea el momento adecuado para leerlo completo, que necesites una pantalla mayor para poder ver todo el contenido o que necesites leerlo junto a otras personas, por ejemplo. En este caso puedes guardar el contenido de la web en Pocket, por ejemplo, que es un almacén temporal de esos en los que dejas esas cosas para leerlas más tarde. Pocket viene integrado de serie con Firefox. Te creas una cuenta y almacenas lo que quieras. Pero ojo. Nunca debes usarlo como un almacén permanente sino temporal. Para el almacenamiento a largo plazo hay sitios mejores que ya te contaré.
    Otra opción puede ser enviar la web que estás visitando al navegador del ordenador de tu casa o de la oficina. Para ello yo uso Pushbullet. Se comporta como un plugin de navegador o una app para el móvil que tienes que instalar en cada dispositivo que uses y desde cualquiera de ellos envías lo que quieras a cualquiera de los otros o a todos al mismo tiempo. Cuando abras el navegador al que le has enviado la información, aparecerá ésta en una nueva pestaña. Cómodo y eficiente.
  • Acabas de encontrar esa información que necesitas porque será la base de investigación para tu nuevo proyecto. Bien. Seguro que necesitas guardarla y catalogarla perfectamente para usarla en su momento. Es la hora de poner en marcha Evernote.
    Evernote es un block de notas multidisciplicar que es como un «must have» de todo profesional. Permite crear blocks temáticos donde almacenar notas. Las notas pueden ser de texto, contener una web completa en forma, una vista simplificada de una web, una foto hecha con la cámara sobre la que se pueden realizar anotaciones o de la que se puede extraer texto usando el OCR interno, puede contener audio y vídeo, listas de tareas con sus checklist y casi lo que se te ocurra.

A estas alturas, ya te habrás hecho una idea de las posibilidades que tienes a la hora de capturar información desde la web y almacenarla perfectamente catalogada. Visitar muchas páginas y volver a ellas en otro momento, tirando de memoria para saber cuáles son o buscando en Google una y otra vez para llegar a ellas no es operativo. Perderás mucho tiempo y esfuerzo para obtener la información y eso es algo que atenta contra la productividad.

Es el momento de probar todo lo que te he contado y de desarrollar tu propia estrategia de captura de información. No te arrepentirás y será tu primer paso para ser más productivo.

Author: fbueno.net

Sarcástico, irónico y cáustico. Agnóstico, irreverente, apolítico, apátrida y ciertamente asocial. Defensor del abstencionismo reflexivo y amante del Rock.