Nada de lo que digas es verdad. Todo es un bulo (a pesar de que tengas pruebas)

Me encantan los políticos. Hacen una chapuza de aplicación web para entregar los certificados digitales de vacunación contra el Covid-19. Les demuestran que lo que han hecho es una chapuza y ¿ellos que hacen?: Lo niegan, responden que todo es un bulo y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valencia, reestructuran la cúpula de Telemadrid para que figuren en ella y nombrados a dedo sus colegas de confianza. ¡Ole tu huevos, presidenta! Esa es la libertad de la que tanto has hablado en la última campaña electoral.

Por si tienes la suerte de estar desconectado del mundo y aún así lees cosas absurdas, como este blog, te comento que el asunto que ha dado pie a este artículo no es ni más ni menos que el hecho de que la web que se encarga de gestionar los certificados digitales de vacunación contra el Covid-19 está tan mal hecha, que se salta la solicitud del certificado digital o la C@ve PIN y cuando introduces un DNI lo da por válido y te muestra los datos del propietario de ese DNI. Los periodistas, en su ignorancia alarmista, han puesto el grito en el cielo, no porque valide cualquier DNI, sino porque porque los datos que te entrega pueden ser incluso los del rey o los del presidente del gobierno (ambos escritos voluntariamente en minúsculas). El hecho de que los datos que muestre indebidamente sean de esas personas o los de cualquier otro ciudadano es irrelevante. Lo grave de los hechos es que pueda mostrar los datos de cualquiera sin el consentimiento de este y que semejante chapuza sea el resultado de un contrato pagado con dinero público y seguro que por un importe nada despreciable.

Pero es más. Cuando un medio de comunicación como Telemadrid, televisión pública y que por una vez en su historia destapa una de tantas chapuzas institucionales, la respuesta de los responsables es que se trata de un bulo y cuando les muestran las pruebas que demuestran que de bulo nada y que se trata de una negligencia, la solución es remodelar la cúpula de Telemadrid. Y eso no es censura, qué va. Tampoco es manipulación de la información en favor de los intereses de un partido, ni tan siquiera es corrupción. Es lo que algunos entienden por libertad de información o al menos es lo que habrá aprendido en la Facultad de periodismo la presidenta de la Comunidad de Madrid, porque ¿sabes? Ella estudió periodismo, aunque eso no la convierta en periodista. ¡Que viva la libertad, presidenta!

Y ahora que ya te he expuesto los hechos, aderezados con mi opinión personal al respecto, te comento que de esto ya hablé hace unos cuantos días cuando intenté solicitar mi propio certificado digital de vacunación. No se trataba exactamente de la misma web pero sí de la misma chapuza. Mientras en esta ocasión el resultado es que cualquiera podría obtener datos privados de cualquier persona con solo conocer su DNI, en el otro caso es que cualquiera podría recibir un pasaporte COVID sin necesidad de que el sistema validara su certificado digital. Y quien dice uno, dice cinco, como fue mi caso.

En definitiva. ¿Quién necesita ciberdelincuentes si ya tenemos a nuestros dirigentes para encargarse de filtrar nuestra información a cualquier desaprensivo que quiera usarla?

Author: fbueno.net

Sarcástico, irónico y cáustico. Agnóstico, irreverente, apolítico, apátrida y ciertamente asocial. Defensor del abstencionismo reflexivo y amante del Rock.