Navega seguro por Internet con una VPN

A la hora de que navegues por Internet hay muchos intereses. Por un lado están los tuyos, que aparte de a ti no le importan a nadie más. Están los intereses de las grandes empresas, que son tan simples como el obtener un mayor beneficio económico y están los intereses de los gobiernos, que se pueden distribuir en varios aparatados. Por un lado están los relacionados con los impuestos, cuyo fin es que no quepa la posibilidad de que dejen de pillar tajada. Están los intereses de los que «velan por tu seguridad», que filtran todo el tráfico que se mueve por la red en busca de temas relacionados con delitos, terrorismo, fraudes, etc. Luego están los relacionados con tendencias de voto y por último los relacionados con la salud, que en estos últimos meses están cobrando relevancia.

Y a todos estos despropósitos de fuga de privacidad, se le unen los delincuentes que buscan o bien venderle a los anteriores lo que no son capaces de obtener por su cuenta o bien robarte todo lo que puedan. Como puedes ver, el panorama muestra que la privacidad y la seguridad quedan por lo suelos.

Si ayer te conté cómo evitar en la medida de lo posible que te rastreen al hacer búsquedas y al navegar, te voy a explicar cómo ponerles un poco más difícil el rastreo y el robo de información a quienes andan detrás de todo esto.

La solución pasa por navegar siempre a través de una VPN, es decir a través de una red privada virtual. Una VPN es lo que se denomina un túnel privado que encripta todo el tráfico que se produce entre tu navegador y el servidor que te entrega o te recoge la información. Al estar encriptado el trafico de información, nadie podrá saber qué envías y qué recibes. Además la VPN se encargará de enmascarar tu IP, haciendo creer que tu identificativo en la Red es otro distinto, cambian incluso tu ubicación geográfica al entregarte una IP de otro país.

Como es lógico, a los gobiernos esto no les gusta, porque no te pueden rastrear y difícilmente te pueden localizar. A las grandes empresas tampoco les gusta, por la misma razón ya que al no ubicarte geográficamente, sus clientes locales andan perdidos con la publicidad que te mostrarán, por ejemplo. Y los delincuentes, no pueden robarte nada de lo que mueves por la red, al menos con ataques del tipo «hombre en medio» (MitM). Pero ah!, se siente. Usar una VPN no tiene nada de ilegal y además es muy recomendable para preservar la privacidad y la seguridad.

Hay diversas VPN. Las hay gratuitas y de pago y las hay de tipo genérico y especializadas.

Las gratuitas no son muy recomendables en general porque nunca sabes quién anda detrás de ellas ni cuáles son sus intereses. Igual te protegen de los rastreadores, pero por contra podría la propia VPN la que te espíe. Evidentemente no todas las VPN gratuitas son de dudosa reputación, pero ¿cómo saberlo?

Otro inconveniente de las VPN gratuitas, es que suelen ser lentas por lo general. Bien porque están saturadas bien porque reducen el ancho de banda a los usuarios gratuitos para darle velocidad a sus usuarios de pago y esto es bastante sencillo de entender.

Mi opinión es que salvo en situaciones puntuales y con VPN mantenidas por empresas de reconocido prestigio y absoluta confianza, hay que procurar no usar VPN gratuitas.

Entre las VPN de pago, suele haber algunas que están especializadas en el uso por usuarios que consumen material audiovisual, digamos de dudosa legalidad. La VPN es absolutamente legal, pero muchos de los que usan estas VPN consumen contenidos audiovisuales ilegales que se transmiten a través de IPTV. Una de las VPN más conocidas en este apartado es IPvanish.

Esta VPN es muy rápida y fiable y tiene un precio interesante si lo pagas anualmente. El pago mensual hace que el precio al cabo de un año de uso sea casi el doble que si se realiza el pago anual, algo a tener muy en cuenta si se desea contratar.

Yo, por ejemplo, utilizo una VPN denominada ProtonVPN. Pertenece a Proton Technologies AG que es una empresa fundada por científicos del CERN (los desarrolladores del mítico Netscape) con el objetivo de garantizar la seguridad y la privacidad de los usuarios de Internet. Proton Technologies está afincada en Suiza y está sujeta a las políticas de privacidad de este país, que entre otras cosas garantizan la confidencialidad de la información frente a incursiones e ingerencias de cualquier gobierno. Por otro lado, están sujetos al RGPD, por lo que su uso dentro de la Unión Europea en absolutamente legal para uso personal y profesional.

Por un importe de 8 euros mensuales, te ofrecen correo electrónico seguro, con encriptación punto a punto, gestión de contactos, calendario, VPN y almacenamiento de archivos encriptados.

Además del uso de una VPN para garantizar la confidencialidad de tus datos al navegar, yo uso también las DNS seguras de ClouFlare que además de asegurarme una gestión DNS muy rápida, me protegen del malware y de ciertos ataques. Estas DNS son muy sencillas de recordar:

  • DNS primario: 1.1.1.2
  • DNS secundario: 1.0.0.2

Cámbialas en la configuración de red de tu ordenador y si no sabés cómo hacerlo, pregúntaselo a Duckduck Go.

Y por último, algo que uso también para garantizar que las solicitudes a los DNS no pueda rastrearlas ni mi ISP ni nadie, utilizo lo que se denomina DNS over HTTPS. Es decir: solicitudes DNS encriptadas y seguras.

En Firefox, es tan sencillo como acceder al menú de de las 3 rayas en la esquina superior derecha y pinchar en «Preferencias». Luego pinchas en «General» y en la parte de abajo seleccionas «Configuración de red». En la ventana que se te abre, selecciona «Activar peticiones DNS sobre HTTPS» y como proveedor, escoge CloudFlare.

Si haces todo esto que te comento, tu navegación por Internet ganará en privacidad y seguridad que es de lo que se trata ¿no? Y se me olvidaba. En el móvil, todo esto también funciona.

fbueno.net

Author: fbueno.net

Sarcástico, irónico y cáustico. Agnóstico, irreverente, apolítico, apátrida y ciertamente asocial. Defensor del abstencionismo reflexivo y amante del Rock.