Una nueva cagada de Whatsapp y Google echa gasolina al fuego

Ya hace algún tiempo que Whatsapp la cagó. Por culpa de no configurar bien sus servidores, Google pudo indexar lo que no debía e hizo públicos muchos metadatos asociados a tu cuenta de Whatsapp. A ver cómo te lo explico de una forma sencilla.

En todo servidor accesible desde la web, debe haber un archivo denominado robots.txt que le dice a los buscadores (en Internet se les llama bots) dónde pueden mirar y dónde no, así como qué pueden o no indexar. En este archivo, se pueden decir muchas más cosas, pero para lo que nos importa en esta ocasión, nos quedaremos solo con esto. Por cierto, que si quieres conocer cómo funciona el archivo robots.txt, en esta web tienes una buena explicación y no estará de más que lo leas, porque conocer algo sobre cómo funciona la web, no te hará daño y mejorará tu forma de navegar, sin duda.

De forma mucho más elemental que en la web que te propongo, te explico que las directrices que aparece en el archivo robots.txt suele ser algo así:

  • Para Google
  • no mires en estas carpetas
  • mira en estas carpetas
  • estas imágenes no las puedes añadir al buscador

Lógicamente, esto se escribe con una sintaxis concreta que entienden los buscadores y no solo para el buscador de Google (googlebot), sino que también se le dan directrices a otros buscador o incluso a todos a la vez.

Perfecto. ¿Entonces cómo la cagó Whatsapp? pues resulta que la primera vez que la cagó, fue porque no puso en el archivo robots.txt, la orden «deindex», que viene a decir algo así, como «no está permitido que otros buscadores o bots de terceros indexen (indexar significa añadir ese enlace al buscador) contenido de esta carpeta». ¿Y cuál es la carpeta (en realidad son muchas) en cuestión? Pues la que almacena las invitaciones privadas a grupos de Whatsapp, con todos los datos asociados del usuario en cuestión. Esto significa que Google llegó y arrampló con todo los había allí y lo hizo público a través de su buscador. Claro, alertados de ello, Google retiró del buscador esta información, pero para cuando lo hizo, los datos de muchos millones de grupos, con información de números de teléfono, contactos, integrantes del grupo con sus datos, grupos a los que pertenece y mucho más, ya estaban a la venta en la Dark Web para quien los haya querido comprar. ¿Has recibido últimamente algo en Whatsapp que no sabes quién es el que te lo envía? Pues ese compró tus datos en la Dark Web, seguro, ¿y sabes? Más o menos cuestan un euro y te aseguro que contienen mucha información sobre ti.

Vale. No contentos con hacer esto una vez, lo volvieron a repetir una segunda vez hacia finales del 2019. Esta vez a WhatsApp se les olvidó crear el archivo robots.txt en el subdominio chat.whatsapp.com y esto hizo que Google y muchos otros buscadores indexaran las invitaciones de los chat de grupos. ¿La consecuencia? Pues que muchas gente se vio metida en chat, digamos de poca legalidad en algunos casos, de pornografía, de pederastia, de venta de productos ilegales, de conspiranóicos y montones de grupos, en cualquier caso, no deseados. Vamos, donde está el dinero. ¿Te ha tocado vivirlo de primera mano?

Pues venga. Como no hay dos sin tres, hace unos días, Whatsapp la caga de nuevo y vuelve a hacer otra vez lo mismo. Esta vez, nuevamente deja de incluir el archivo robots.txt en las conversaciones que se realizan a través de Whatsapp web y, nuevamente, Google entra a saco, arrampla con todo lo que encuentra a su paso y lo hace público en el buscador para que quien quiera, lo use como más beneficio le ofrezca. La cuestión es que en la Dark Web están tan saturados, que dicen que los precios están bajando. ¡Corre que me lo quitan de las manos! Se oye por la Dark Web.

¿Aún sigues usando Whatsapp?

Author: fbueno.net

Sarcástico, irónico y cáustico. Agnóstico, irreverente, apolítico, apátrida y ciertamente asocial. Defensor del abstencionismo reflexivo y amante del Rock.